inicio

 


OBJETIVOS

El Gobierno de Aragón –a través del Departamento de Educación, Cultura y Deporte- y la Universidad de Zaragoza han suscrito un convenio para crear la cátedra Johan Ferrández D’Heredia de lenguas propias de Aragón y patrimonio inmaterial aragonés.

Esta cátedra se crea para favorecer nuevo conocimiento y promover la difusión de las lenguas minoritarias de Aragón y, muy especialmente del aragonés, y del patrimonio inmaterial de Aragón. Se hará de forma interdisciplinar y transversal.

La colaboración entre las dos instituciones se concretará en apoyar e incentivar proyectos de investigación; apoyar la realización de tesis doctorales, trabajos fin de carrera y fin de máster, y llevar a cabo tareas de investigación en distintas áreas del saber (sociología, derecho, lingüística, economía, comunicación, educación, antropología, etc.) relacionadas con el objeto de la cátedra.

Asimismo, se podrán convocar becas de ayudas de investigación, se favorecerá el contacto con otras universidades de manera que se intercambien experiencias e información, se organizarán actividades de comunicación y formativas y también publicaciones, entre otras cuestiones.

Está cátedra cuenta este 2017 con una aportación de 20.000 euros por parte del Gobierno de Aragón. Por su parte, la Universidad de Zaragoza aportará los medios humanos y materiales disponibles para alcanzar los objetivos del convenio.

Este acuerdo incrementa a 57 el número de cátedras institucionales y de empresa existentes en la Universidad de Zaragoza, consolidándola como la segunda universidad pública española por este tipo de entidades.

El Gobierno de Aragón trabaja desde comienzo de legislatura en el desarrollo de una política lingüística para el aragonés y el catalán realista y adaptada a la normativa vigente y a los compromisos internacionales asumidos por el Estado. Se pretende además atender a recomendaciones del Justicia en esta materia. Las lenguas minoritarias de Aragón (aragonés y catalán) se encuentran en una situación de inferioridad que, en el caso del aragonés, puede conducir a su desaparición en las próximas décadas. El colectivo de hablantes de ambas lenguas supone más de 80.000 habitantes; esto es más del 6% de la población aragonesa. Hay que recordar que el multilingüismo no es la excepción sino la norma (en el mundo hay 200 Estados y más de 6.000 lenguas).

 


JOHAN FERRÁNDEZ D’HEREDIA

Johan Ferrández d’Heredia o Juan Fernández de Heredia nació en Munébrega (Zaragoza) sobre 1310.

A lo largo de su vida fue escalando puestos en la Orden de San Juan de Jerusalén (o del Hospital), hasta que en 1377 alcanzó el cargo de Gran Maestre de los Caballeros Hospitalarios.

Su influencia en la política europea del siglo XIV fue importante, ya que estuvo al servicio de los reyes de Aragón, de Francia (en la Guerra de los Cien Años) o de los papas católicos de Avignon, donde fue Capitán General de la Santa Iglesia Romana y del Papado. Durante estas empresas fue capturado y rescatado varias veces, la primera tras ofrecer su caballo al rey de Francia Felipe VI de Valois para salvarlo en 1346, y la última de ellas en el intento de conquista de la región griega de Epiro, donde fue hecho preso por los albaneses que lo vendieron a los turcos.

Ferrández de Heredia tenía residencia en Sorgues, localidad cercana a Avignon, ciudad papal donde murió en 1396. Posteriormente fue enterrado en Caspe.Aparte de diplomático y guerrero, Johan Ferrández de Heredia es una figura muy importante en las letras en aragonés, porque creó un scriptorium “escritorio” en Avignon en aragonés.

Desde él realizó una inmensa labor de traducción y compilación historiográfica en lengua aragonesa en el siglo XIV. Su trabajo se ha comparado con el llevado a cabo por Alfonso X para el castellano.

Por un lado y fruto de la labor de compilación historiográfica, en este scriptorium se redactaron obras, como la Grant Crónica de Espanya, la Grant coronica de los conquiridores o el Libro de los fechos et conquistas del prinçipado de la Morea.Por otro lado y en cuanto al trabajo de traducción, Johan Ferrández de Heredia fue el primero que impulsó la traducción a una lengua romance, en este caso al aragonés, de clásicos griegos, como Tucídides y Plutarco. Buen ejemplo de ello es la obra Vidas semblantes de Plutarco.

En esta tarea de traducción también se interesó por los libros de viajes, en concreto, por el Libro de Marco Polo. Este último libro, para hacernos una idea, fue traducido en sus inicios, junto al aragonés, a siete lenguas, a saber, veneciano o véneto, alemán, inglés, gaélico, latín, catalán y toscano.

 

OBRAS DEL SCRIPTORIUM DE FERRÁNDEZ D’HEREDIA

 

  • Grant Crónica de Espania.
  • Crónica de los Conquiridores.
  • Flor de las Ystorias de Orient.
  • Libro de Actoridades o Rams de Flors.
  • Secreto Secretorum.
  • Ystoria Troyana.
  • Vidas semblantes.
  • Discursos de la Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides.
  • Ystorias de Orosio.
  • Eutropio.
  • Cartulario Magno.